EL HERRAJE DE LA PUERTA 

Para el correcto funcionamiento de una puerta, se necesita equipar la misma con un herraje adecuado. Nos ahorraremos más de un disgusto si, desde el primer momento, montamos en la puerta unos pernios o bisagras que soporten su peso con holgura, porque, con ello conseguiremos que su apertura y cierre se efectúe correctamente, y, sobre todo, que lo haga durante unos cuantos años. Tratar de minimizar el gasto en pernios o bisagras cuando montamos una puerta, sólo nos conducirá a tener que efectuar su cambio en un plazo de tiempo mucho menor, con lo que lo “barato” nos habrá salido caro casi siempre. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
Ir al contenido